lunes, 25 de mayo de 2015

Sendero de sombras

Caminamos por los callejones del laberinto durante varios días, buscando alguna vía para poder escapar.
Avanzamos todos juntos, cercanos centímetro a centímetro y resguardando cualquier flanco que pudiésemos dejar a las fuerzas habitantes de aquella prisión fantástica.
Nos habían pagado un alto precio para hallar a la criatura, pero esta no dio señales de vida, no mientras estuvimos buscándola.
Ahora que huíamos hacia una salida, el grito subyugado del monstruo nos heló la sangre.
Una enorme y horrible sombra surgió de la nada y hundió todo en el silencio.  Entonces comprendimos que alguien moriría.


No hay comentarios:

Publicar un comentario